Pertenécete a ti mismo, Dios te pertenecerá

CLASE DOS ◊ Tarde del 21 de abril de 1997

Si no crees que te perteneces a ti mismo, ¿por qué tiene Dios que pertenecerte a ti? Aquel que no se pertenece a sí mismo y no se  respecta a si mismo vivirá en el caos.

La vida es un regalo, bueno o malo, pero es un regalo. No se puede comprar la vida, no la puedes vender, no puedes hacer nada con la vida, es un regalo. Cuando le pones precio al regalo entonces empieza la tragedia, empieza la incomodidad y cambias, de estar en el cielo, a estar en el infierno. Nadie quiere poner precio a un regalo. Más bien, cuando alguien hace un regalo, le quitan la etiqueta. Un regalo viene del corazón no de la cabeza. 

No puedes decir: “En Dios confiamos”. Eso es de Piscis. Ahora debes decir: “Habito en Dios”. Ahora no puedes decir que este cuerpo está a la venta ni que este cuerpo, a la moda, es para atraer una venta. Debes decir: “Este cuerpo es el templo de mi Dios en mi”. El irrespeto, la descortesía, el insulto, y el abuso que le haces a tu cuerpo, es total y absolutamente indeseado, innecesario, e inhumano. El cuerpo te fue dado como un regalo, de acuerdo con el viaje de tu alma hacia su destino. Una gota de lluvia empieza, tiene que llegar al océano, y si no quiere, ¿qué hace? Se estanca en diferentes lugares y en charcos. Eso está bien, pero hasta que la gota no llegue al océano no puede convertirse en lluvia de nuevo. El ciclo se debe completar.

Quieren ser Maestros. Entonces tienen que elevarse sobre todos. Tienen que elevarse sobre si mismos también. Cuando haces esto, todo lo demás es menor. Lo mayor es acudir a la llamada de la obligación. Hazte de cuenta que vas a la oficina, lo único que le importa a la oficina es que hagas bien tu trabajo. 

La tragedia de la vida es que tu agenda oculta saldrá a la superficie algún día y créeme, cuando la otra persona se entere que escondes algo, la relación se acaba.

Intentas ser listo y ocultar las cosas y así te puede ir bien por unos días, unos meses, incluso unos años. En la vida la única forma de vivir, es honestamente. No permitas que tu interior sea diferente que tu exterior. La neurosis no existe, es tu agenda oculta la que no controlas. Encuentras que sale a veces y eso evapora la felicidad de la vida. Técnicamente, cuando fluyes bien, estas bien. 

Como maestros del mañana, no sé si entienden o no. Si no entienden, nunca serán maestros. Para mí no hay americano, no hay alemán, no hay japonés, no hay francés, no hay indio. Yo soy un maestro, y la persona frente a mí es un alumno. Yo soy humano, ellos son humanos. Alguien me tocó el alma y yo tengo que tocárselas a ellos. Alguien me enseño y ahora me toca a mí enseñar. Si no hubiese sido por esa persona, yo hubiese sido un idiota, así que no debe tolerar ningún idiota. Alguien hizo lo mejor que pudo y me esculpió, y me hizo un hombre hermoso, yo tengo que hacer lo mismo. No siempre es fácil. A la gente no le gusta que la critiques. A la gente no le gusta que la esculpas. A la gente no les gusta que les pongas los pies sobre la tierra, no les gusta ser guiados o dirigidos. 

¿Por qué meditamos? Estos pensamientos que suelta el subconsciente, el ego, algunos los procesamos y otros no. Aquellos que no, se van al inconsciente. La meditación es nada más que un sueño hipnótico auto invocado. El significado apropiado de la meditación es, “sueño hipnótico auto invocado para limpiar el subconsciente”.

Cuando alguien dice, “Soñé esto, soñé lo otro”, en realidad lo que sueñas viene del subconsciente. Después tienes sueños despierto, sueños dormido, pesadillas, eso es cuando el subconsciente empieza a descargar al inconsciente. 

Cuando meditas no le estás haciendo ningún favor a nadie, ni tampoco te van a crecer alas en las axilas. Sólo te ayudará ser una persona con autocontrol y significará que la gente te respetará, te tendrán confianza y les gustarás. No tendrás una personalidad esquizofrénica y tus palabras representarán lo que estás diciendo exactamente. Eso es todo. No es ningún milagro. Si no meditas no serás honesto contigo mismo. 

Cuando ustedes dicen: “Te quiero”, lo que realmente están diciendo es, “No te muevas”. ¿Qué es más importante que eso? “No te muevas, te quiero”. Si dices, “Te quiero”, entonces no necesitas decir nada más. El amor es correcto, incorrecto, no tiene jurisdicción, no tiene territorio, no tiene dominio, no tiene fin - es infinito. Pero, si tu amor no es infinito, si tiene propósito, si es por placer o con propósito o proyección, entonces estás usando esa palabra para pescar, y eso no es amor. Por eso, hoy amamos y mañana no. Hoy amamos a “A”, después a “B”, después a “C” y después a “D”. No te amas a ti mismo, así que no sabes lo que es el amor. Si te amas a ti mismo, si te sientes a ti mismo, entonces puedes sentir el dolor y el placer del universo. Entonces no le harás daño a nadie. Entonces puedes ser un judío o un cristiano, si no, no eres ni judío ni cristiano porque los Mandamientos dicen, “No matarás”, pero no dicen “No matarás - pero matar en “kosher” está bien”. 

Hay dos cosas que nunca debes hacer en tu vida: No le mientas a nadie y no seas hipócrita cuando hables. Cuando la otra persona se entera de que has mentido, tu maestría ya no tiene valor. Cuando la otra persona siente que tus palabras no son sinceras, no solamente has perdido un amigo, sino que has creado un enemigo. Existen unas cosas esenciales para hacer que tu vida sea feliz. La felicidad es tu derecho por nacimiento. 

No puedes ver al humano como humano, lo ves como negro o moreno, pagano o creyente, que pertenece a Alá o Yalá o Balá. ¡Sabrá Dios! Un humano es un humano. Un humano pertenece a un humano en un humano. Un humano no pertenece a nada ni a nadie. Si no perteneces al humano en ti, entonces no perteneces a la humanidad y no disfrutarás del brillo que eso te dará.

Es como los padres. El Padre que está en los cielos y la Madre Tierra te han dado luz a través de los padres terrestres. Ellos te educan, te alimentan, hacen lo mejor que pueden, pero al final, eres tú quien es responsable. No puedes vivir en la casa de tus padres toda la vida. No puedes esconderte en el armario, así es la vida. No perteneces a Dios, Dios te pertenece a ti, pero Dios te pertenecerá a ti cuando tú te pertenezcas a ti mismo. Si no crees que perteneces a ti mismo, ¿por qué tiene Dios que pertenecerte a ti? Aquel que no se pertenece a sí mismo y no se respeta a sí mismo, vivirá en el caos. El modo de vida inferior que está atrapado en el estatus, no es vida real. Vida es cuando eres libre, dispuesto a servir, ser, abrazar y amar sin límite, eso es santidad. Eres un hombre primero y antes de eso, un santo. Tu espíritu se ha apoderado del cuerpo y no el cuerpo del espíritu. Si tu espíritu se va, caerás, dependes del espíritu y no del cuerpo. Mis queridos, nunca decidas un asunto de corazón con la cabeza. Puedes estar cerebralmente muerto y seguir viviendo, pero no puedes estar muerto en el corazón y seguir viviendo.

Así que la Era de Acuario tiene enseñanzas diferentes, formas de pensamientos diferentes para construir una personalidad diferente y para tener cabida en el nuevo cambio. Las viejas fórmulas no funcionarán. Es por eso que, si no salimos a ayudar a la gente, muchos se derrumbarán y será tu culpa. Hubieras podido elevarte y ayudarlos. Esta noche nos elevaremos un poco, haremos un Kriya muy sencilla, ¿están dispuestos?

Meditación para Elevarse

1ª Parte

Cada religión tiene una palabra, un sonido: Yaa-jo-vaah-Yaa, Hallelujah-Haa, La-e-laah-Laa, Rama-Raa, Saa-Taa-Naa-Maa-Saa. ¿Qué dicen? ¿Qué pasó con el resto? Todas estas grandes filosofías se irán. El hombre se unirá como hombre y saldrá como un hombre de Dios. Nadie perderá el tiempo buscando a Dios, todos harán que Dios los busque a ellos. Dios está en todo, deja que nos encuentre. ¿Por qué tenemos que encontrarle? Sé un humano y Dios te encontrará. Lo único que tienes que hacer para ser un humano hermoso es: Verte a ti mismo a través del espíritu y ver lo que viene a ti. Te han enseñado a ir detrás de las cosas, deja que las cosas vengan a ti.

Mudra: Une las palmas de las manos con los dedos apuntando hacia el cielo y coloca el mudra en la frente. La línea de las muñecas está al nivel de las cejas. Siéntate con la columna recta. 

Música: Sonidos de las diferentes religiones de la cinta de Matamandir Singh llamada, Bharia Hath, el 20avo Paurii del Llaplli Sahib.

Ojos: Cerrados. Medita en la cinta.

Duración: 7 minutos. 

Final: Pasa de inmediato a la 2ª parte.

2ª Parte (se hace en grupo) 

Mudra: Siéntate con la columna recta en una postura meditativa. Todos se toman de las manos

Ojos: Cerrados. 

Música: La misma que en la 1ª parte. Canta con la cinta y canta desde el ombligo. 

Duración: 4 minutos. 

Final: Inhala y repite la plegaria que Yogi Bhajan recitó: 

Oh alma mía, dame la luz. Enséñame el sendero.

 Dame la excelencia y belleza para ser bondadoso, dichoso, amable,

 compasivo, y verdadero conmigo mismo.

Fuente: El Toque del Maestro p. 335-339